penintenciario de Venezuela - Lara

domingo, 13 de junio de 2010

La ejecución cada vez más generalizada de sanguinarios eventos en el interior de las cárceles venezolanas provocó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenara el brutal 'Coliseo romano', donde más de sesenta presos de la cárcel de Uribana pelearon a cuchillo el pasado martes para dirimir diferencias.Pero los reclusos sostienen que han tenido que recurrir a ese tipo de prácticas para llamar la atención de las autoridades sobre medidas como los intempestivos traslados a otros penales. También para denunciar atropellos y mantener el 'orden' interno.Los presos sostienen que Uribana es la cárcel pionera en sistematizar las peleas a cuchillo aunque en otros penales ese tipo de enfrentamientos se ejecutan cualquier día y a cualquier hora. Por ello en el internado del estado Lara se reportan heridos por docenas.
Este último se encuentra virtualmente proscrito porque las lesiones contuso-cortantes implican la muerte. Las peleas se realizan en la cancha de básquet o en áreas confinadas.En Uribana los internos se enfrentaron en un macabro rito carcelario el cual dejó un saldo de 35 heridos. Los presos adelantaron el cartel debido a que los custodios del MIJ faltaron ese día a su trabajo.El Coliseo hacia finales del siglo VI se caracterizó por ejecuciones de prisioneros por animales (noxii) y las peleas de gladiadores (munera).DecapitacionesEn la mayoría de los penales los reclusos también recurren a coserse la boca como señal de huelga de hambre y demandar la presencia de fiscales, defensores públicos y jueces.Los presos dicen estos conflictos son endémicos, pues las autoridades convocan a mesas de diálogo y persisten los problemas.
Hacinamiento y drogas
la utilización de prácticas atroces como fórmula de resolución de conflictos en los penales venezolanos obedece al hacinamiento de 30 mil famélicos reos que sobreviven hacinados, drogados y envilecidos sexualmente.'No mueren más porque son muy jóvenes con edades entre los 18 y 25 años, pero evidencia la poca presencia del estado en estos albergues donde cada día muere uno o dos presos. Allí les cobran hasta por ver el sol',
Las cárceles del país tienen años en crisis. Pero gracias a recientes acontecimientos - especificamente muertes y disturbios - han puesto al tema nuevamente en la palestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada